El IPA alertó en el Senado de la Nación que un acuerdo Mercosur-UE que deje desamparadas a las pymes provocará pérdidas de empleo por la falta de competitividad

El presidente de Industriales Pymes Argentinos (IPA), Daniel Rosato, afirmó ante el Senado de la Nación que el Acuerdo de libre comercio que se encaminan a firmar el Mercosur y la Unión Europea deberá contemplar el impacto sobre las Pymes para evitar la pérdida de puestos de trabajo ante la falta de condiciones de competitividad por la que atraviesan las fábricas argentinas.

El líder de la entidad que agrupa a las pymes nacionales expuso en una reunión conjunta que realizaron las comisiones de Industria y Comercio; Ciencia y Tecnología; y Relaciones Exteriores y Culto de la Cámara Alta de la Nación. Allí enfatizó en la “importancia vital” de aplicar la Certificación de Origen para evitar la “triangulación” de los productos europeos beneficiados por el libre comercio con el bloque regional sudamericano.

“Necesitamos tener es la certificación en origen para que nos garanticen que los productos son fabricados en la Unión Europea y que no ocurra lo que sucedió hace unos años atrás en donde nosotros hemos desbaratado una situación de triangulación entre China, Brasil y Argentina, en donde había motopartes que provenían de Brasil, que en realidad pasaban por Manaos pero se fabricaban en China”, recordó.

Rosato explicó ante los senadores que la ausencia de una apertura progresiva, que deje desprotegida a la actividad manufacturera, provocará una desleal competencia ante las condiciones de menor presión impositiva, mejores posibilidades de financiamiento, políticas de fomento a la industria, y protección de sus productos a partir de barreras para arancelarias que aplican los países europeos.

“Antes que nada necesitamos que se solucionen las problemáticas puertas adentro porque las Pymes argentinas tienen que ser competitivas. Las reformas que lleva adelante el Gobierno, y que nosotros vemos como muy positivas, no van a tener efecto en lo inmediato, y nos deja en competencia desleal por los altos costos para producir en la Argentina”, enfatizó.

El presidente del IPA sostuvo, ante senadores y decenas de entidades empresarias, que “en las Pymes industriales de diferentes sectores -textiles, metalúrgico, papeles, etcétera- existe un gran temor por el acuerdo debido a las grandes asimetrías que hay entre ambas regiones”, aunque aclaró que “una vez solucionadas esas diferencias comerciales para estar en igualdad de condiciones, se puede pensar en ser competitivos”.

En ese sentido, señaló que las Pymes argentinas pagan tasas de interés financiero del 30% a diferencia de Europa. “No tenemos financiamiento blando, cosa que en Europa tienen, y los costos laborales son muy distintos entre ambas regiones. Por eso las asimetrías son realmente importantes”, destacó.

“Es imposible competir en la actualidad. Por eso el Gobierno tiene dos alternativas: una, subsidiar la industria bajo estas condiciones, para pensar en un libre tratado de comercio; y la otra, pensar en las consecuencias por el fuerte impacto social que iba a producirse teniendo en cuenta la forma indiscriminada de importaciones que van a venir de Europa”, afirmó.

Rosato pidió, además, un “sinceramiento” sobre los efectos que puede producir un acuerdo que se firme sin el consenso social de las pymes, principales creadoras de empleo en el país. “No queremos que se vuelva al pasado cuando, por culpa de las importaciones indiscriminadas, se perdieron industrias y valores, y hubo una fuerte crisis de las familias”, alertó.

Por caso, señaló el perjuicio que generó en la economía de las industrias nacionales la fuerte litigiosidad producida por la “mafia de los juicios laborales” al señalar que “es imposible competir con los costos que existen en la Argentina en donde se aplica una alícuota que oscila entre el 10% y el 12%, contra un seguro de ART que en Europa del 1,5%”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.